Blogs que sigo

domingo, 24 de septiembre de 2017

Ámbar, capitulo XIII: Algo se muere en el alma cuando un amigo se va...


                                          CAPÍTULO XIII
      Algo se muere en el Alma cuando un amigo se va…
Sin Vladimir y sin Aleksander Volkov la vida era menos divertida, menos emocionante aunque también más tranquila…me quedaba la moto como último recurso para pasar el invierno…era una M-72, antecedente de la Ural,  sospechosamente parecida a la alemana de Viktor pero aquella, aquellas,  también era sospechosamente parecidas a las que se diseñaron en Eibar incluso antes de nuestra guerra incivil que me imagino no habría tantos ingenieros dedicados a inventar motos en aquella época y se practicaba más el copio, copias copiare que se decía en mi cole.
Viktor seguramente no dejaría de trabajar ni en invierno así que tendría que llamarle, pensé, al menos para que viera mi moto “nueva” e incluso echar una carrera por la nieve aunque lo más importante era saber si se encontraba bien, si quería seguir siendo mi amigo, importante, y sobre todo si se le había pasado el disgusto, o el shock,  que le produjo nuestra visita a Ruslán en su casa…
Le tuve que llamar varias veces hasta que di con él y, como imaginaba, había estado fuera moviéndose dedicado a su peculiar modo de vida. Se alegró mucho de mi llamada, lo cual me quitó un peso de encima, y quedamos en vernos al día siguiente. Se ofreció a irme a buscar pero decliné su oferta aunque sin decirle el motivo…
El día parecía de sorpresas, Aleksander llamó a su madre y no quiso hablar conmigo pero no fui capaz de decidir si esto era bueno o malo…y tampoco ella me dijo nada.
Olga se empeñó en que cuando me pusieran internet debería tener ya un ordenador, estaría preparado y me podría dedicar a mis cosas todo el tiempo que quisiera cuanto antes. Pensé que sí pero tendría que inventarme algo para seguir visitando el hotel de la ciudad. Hablaría con Viktor por ver si él podría traerme un ordenador porque aunque quisiera elegirlo yo, no valdría de nada `porque de informática no sabía ni papa… y el chelnoki…al menos tendría a quien preguntar me decía yo.
Nuestro encuentro fue espectacular, parecía que no nos habíamos visto en mil años y nuestros abrazos debieron resonar como un volcán mientras los viandantes nos miraban con cierta indiferencia si es que esto se podría dar en semejante situación pero al menos lo parecía.
Ajenos a todo, le llevé a la zona del hotel cercana a la entrada en la que había aparcado la moto y allí le dejé admirar mi adquisición, más bien regalo, que le dejó asombrado para liarse con un montón de datos sobre caballos, centímetros cúbicos, velocidades y una serie de cosas de las que yo no entendía nada. La cuestión es que la suya era mejor aunque reconocía que la mía era muy bonita, cuestión que zanjé por la vía del patriotismo más ramplón al decirle que la M-72 era rusa y que los alemanes la habían copiado, argumento definitivo para aquel hombre sencillo que le dejó en silencio solo roto por su invitación a tomar unas cervezas.
Nuestra camaradería era total y, para no romperla, omití cualquier referencia a nuestro último encuentro y viaje a Sukhaya que si él quería ya me haría algún comentario.
Viktor miraba con insistencia a la puerta, parecía como si esperara a alguien pero, fuera quien fuera, no apareció, o al menos no me di cuenta de que contactara con alguien. Al final me dijo que esperaba un recado y que, si no me importaba, querría comer allí mismo algo mientras seguía esperando. Naturalmente estuve de acuerdo aunque la cocina solía ser lamentable pero, dadas las circunstancias, me daba igual con tal de que fuera caliente.
A eso de las cuatro y ya con un café delante apareció un joven que sin dudar se dirigió a él y le dio un papel. Viktor lo leyó y le dijo al chico que en media hora estaríamos en el sitio convenido. No le di mucha importancia, ya me diría que se traía entre manos, que mi paciencia podía llegar a ser infinita, como si fuera eslavo casi y no mediterráneo, por lo que apuré mi café y tuve la osadía de pedir otro pero solamente para no dormirme esos diez minutos traicioneros de los que aún no había logrado desprenderme después de las comidas.
Minutos después me invitó a acompañarle con lo indicación de que ya me diría por el camino a dónde íbamos.
Andados unos metros me dijo:
- Quiero que conozcas y escuches a alguien. Te interesará para lo que buscáis.
- De acuerdo, lo que tú digas, contesté.
- No andaremos mucho, solo una verstá, por eso es mejor ir andando, nos hará mejor la digestión.
Vamos a ver a mi abuelo, es casi centenario y se fatiga mucho al hablar por lo que te ruego que no le preguntes demasiadas cosas aunque supongo que no te hará falta, añadió.
Asentí con la cabeza y, con las manos en los bolsillos de la pelliza porque había olvidado los guantes en la moto, aceleré el paso a su lado completamente intrigado.
Llegamos a una casa de fachada barroca horriblemente pintada, más bien lo estuvo hace años que ahora estaba llena de desconchones, de rosa y amarillo y deduje que en ella no vivía alguien cualquiera, vamos que no era una komunalka precisamente.
Llegados al primer piso nos abrió la puerta una babuskha que después de besar a mi amigo nos insistió en que no fatigáramos al abuelo y, sobre todo, que evitáramos emocionarle contándole historias de la Gran Guerra Patria.
Viktor la aseguró que no lo haríamos y que el abuelo ya sabía a qué íbamos y que seríamos breves.
Camino de la habitación me dijo que su abuelo estaba en antecedentes porque él le había hablado de mí y que había sido un jefe de por arriba en el escalafón bolchevique y en la URSS y que él mismo se había ofrecido a contarme algo.
Sin contestar, le seguí hasta una puerta de madera artísticamente labrada en la que me pareció ver alguna piedra incrustada y ni quise pensar que fuera ámbar…porque o estaba entrando en una situación de paranoia o me lo había parecido…
Tras las presentaciones de rigor aquel hombre dijo aquel hombre apoyado en tres almohadas y con voz cortada y cansina:
- Sé que eres español casi ruso, que eres amigo de mi nieto y muy listo o al menos es lo que me ha dicho él. También sé lo que buscas y entre los dos daremos solución a tus preguntas. Pero antes quiero saber hasta dónde llegan tus dotes de observación, saber si eres tan listo como Viktor dice.
- Que quiere saber exactamente?
- Lo que has observado al entrar en esta casa y lo que piensas en este momento, así sabré si merece la pena hablar contigo y si mi nieto dice la verdad sobre ti.
- Pues, comencé, he visto una casa muy bella aunque en plena decadencia, seguramente construida por los decembristas o sus familias pues su estilo es barroco afrancesado. Ha conocido tiempos mejores porque está muy descuidada como todo en Rusia y es más grande, como mansión que es, de lo que un ciudadano normal podría aspirar. También me ha llamado la atención la puerta de su dormitorio, está decorada con molduras y una flor en el centro, quizás una margarita, que brillan más que la madera que la conforma y que podría ser de ámbar o alguna resina similar pero no imagino el material exacto porque apenas he podido mirar.
Si quiere que le diga lo que pienso…pues siento curiosidad aunque sé que mi amigo no me va a hacer perder el tiempo. Estoy seguro de que lo que tenga que decirme será muy interesante y se lo agradezco, le agradezco que haga un esfuerzo para hablar conmigo.
- Es un placer para mí, en cierto modo hacerlo será como librarme de un peso que no quiero llevarme a la tumba.
El trabajo de mi nieto, continuó,  no me gustaba al principio a pesar de que era muy rentable pero en resumidas cuentas ayuda a los demás cosa que yo no hice nunca y no estoy orgulloso de ello, por eso quiero hablar con usted y me quitaré algún kilo de encima, solo alguno…
En cuanto a sus dotes de observación, es usted muy bueno y a pesar de que le observaba detenidamente, no me he dado cuenta de cómo escudriñaba cada rincón…
Tiene usted razón, esta casa es decembrista, construida por la familia de Ekaterina Trubyskaya a la muerte de su esposo a poco de llegar a este paraje inhóspito entonces. Dicen que murió de tristeza pero le puedo asegurar que su viuda, cuando él murió, rebosaba alegría y se convirtió en una de las reinas del nivel cultural que alcanzó la ciudad que apenas había nacido.
He vivido en ella toda mi vida, desde que el Soviet de la ciudad se incautó de ella y aunque primero fue para oficinas pronto se convirtió en domicilio de los jerarcas del régimen comunista y yo era el Secretario General del mismo.
Al caer la URSS y llegar las privatizaciones de Chubais la compré…Como usted sabrá a cada ciudadano de Rusia se le dio un voucher, bono, como participación en los bienes del Estado, participación que en el aún vigente código comunista le correspondía. Fue una torpeza más de las muchas que se cometieron pero a mí me valió para mucho. La gente no sabía ni quería saber para qué valía aquel papel y era fácil comprarlos por un puñado de rublos que eran más papel mojado que el propio voucher. Acumulé los suficientes para comprar casa y muebles y en ella moriré cuando Dios quiera.
No estoy orgulloso de lo que hice pero lo hubiera hecho otro de no haber obrado yo así. Eran otros tiempos del sálvese quien pueda y me salvé. Otra cosa es cómo me hice con el dinero para comprar los bonos…
En cuanto a la puerta, está tan sucia que no sé cómo ha podido darse cuenta de las incrustaciones, nadie lo percibe y  todos creen que es un adorno más, nunca ningún visitante me ha hecho mención alguna sobre ello. Tiene usted razón, es ámbar de una pureza que ahora sé lo mucho que vale pero no cuando llegó a mis manos.
Y el ámbar es la clave de todo lo que ocurrió hace tantos años. Viktor me ha contado toda su peripecia en busca de una verdad llena de otras verdades según quien la interprete y quizás le pueda aportar algo en que cimentar su verdad, que será sólo la suya como todas las verdades y que le llevará a la conclusión de si merece la pena o no seguir indagando en un cruel pasado.
Tienen razón los que buscan el tren solo que no lo encontrarán o no como ellos, ustedes, creen o quieren. El tren existió, ahora lo sé y puedo recomponer su historia y motivos…pero…
En mi opinión ese tren se fue descargando en muchas paradas, probablemente con la idea de financiar a los Soviet locales a base de piedras preciosas, oro y plata aunque finalmente su destino fue otro más bien particular…
Y lo sé porque hasta nosotros también llegó. Una noche tuvimos que descargar catorce cajas desvencijadas, recicladas, reclaveteadas, alemanas y muy pesadas, vaciarlas y llenarlas de piedras aunque nunca supe por qué aunque ya lo intuyo.
De Kalinigrado se recuperó lo que se pudo pero estaba destrozado, no teníamos ni cajas de embalar, ni material para hacerlas ni personal que lo pudiese hacer ni quien conociera el valor exacto de lo que teníamos entre manos y alguien decidió que podrían valer, al menos los metales preciosos, para financiar al PCUS e ideó la forma de repartirlo, no sé en qué medida ni en que sitios, y aquí nos llegaron los restos de aquello de lo que se habla como el gran misterio.
La realidad es esa, no hay arcano ni nada que se le parezca, entre alemanes y soviéticos lo destruimos y el remate fue repartirlo con el cruel resultado que usted ya conoce. La Cámara de Ámbar nunca aparecerá porque no existe ya, salvo lo que usted ha visto en la puerta de mi alcoba…o poco más vaya a saber en dónde.
Las cajas contenían resina ámbar deteriorada totalmente y que parecía de restos de muebles o de marcos de espejo o algo así en una cantidad de unos sesenta kilos. La tiramos en el basurero de la ciudad excepto eso poco de mi puerta, el marco y la flor, que guardé por curiosidad ignorante de su precio. También contenía veinte kilos de oro en trozos procedentes, lo mismo que la resina, de muebles y marcos o algo así y unos cien de plata. La plata la vendimos, la hicimos dinero y la compraron sobre todo extranjeros y el oro…me quedé con ello alegando que convenía tener una reserva que nos cubriera de cualquier emergencia, incluso de la que podría suponer que la URSS no se consolidase y tuviéramos que huir…la realidad es que nunca la devolví y que es el origen de que en estos tiempos sea casi millonario.
Si me pregunta por qué recuerdo con exactitud las cantidades le diré que hice un recibo sobre lo entregado que nadie me pidió nunca y que le enseño y le entrego para que lo examine.
Así lo hizo sacando un papel amarillo de debajo de una de sus almohadas y acercándomelo. Decía más o menos así:
“El Comité Central del PCUS ha hecho entrega al camarada Secretario General del Soviet de Irkutsk de las siguientes cantidades producto de determinadas requisas no mencionadas:
Sesenta kilos de ámbar
Veinte kilos de oro
Cien kilos de plata
El objetivo final de esta entrega es sufragar los gastos que el citado Soviet genere con motivo de su gloriosa y patriótica misión.”
La fecha estaba borrosa así como la firma que tenía encima un tampón negro ilegible aunque se podía leer algo así en ella como Vladimir Vladimirovich Leshennikov, que debía de ser el señor con el que hablaba.
- Esto aclara muchas cosas, dije, incluidas las preguntas sin respuestas del viaje de ese tren.
- Si, respondió, incluso su itinerario final parece claro, de aquí a Puerto Baikal y de allí…no se sabe pero tampoco importa porque ya estaba vacío.
- Es curioso pensar, le dije, que el misterio de la Cámara  no lo es tal, y triste creer que la ignorancia y la maldad acabaron con ella de una forma tremenda. Ni siquiera sé si merecían la pena tantas muertes.
- No quiero creer que solo a mí se me ha ocurrido esta versión de los hechos y mucho menos que yo solamente firmé un recibo que al final no ha servido para nada, por lo que si usted quiere recomponer la historia entera debería buscar entre Kaliningrado y Puerto Baikal más datos aunque solo sea por cerrar el asunto definitivamente. En algún lugar tiene que haber documentos que avalen nuestra teoría. Usted sabrá si merece la pena.
Nos quedamos en silencio unos segundos eternos que él rompió sacando una botella de vodka Moskovskaya, aquella tan popular que Andropov mandó fabricar baratísima para ganarse el cariño de la gente cuando ya no se creía, o se tenían grandes dudas, sobre la supremacía del “homus sovieticus”. Como revancha por su escaso éxito Andropov promulgó la primera Ley que regulaba y penaba el absentismo laboral por causa del alcohol. Y es que aquí todo es posible y lo contrario también, como digo mil veces y  como en este caso.
Brindamos en ese peculiar rito de la amistad eterna entre los pueblos y sus gentes y nos despedimos.
Cuando cruzaba el umbral de su puerta me dijo:
- No vuelva, ya no me encontrará y no puedo perder el tiempo hablando de las causas perdidas y de historias sin solución. No se lo tome a mal, es simplemente que mi tiempo se ha acabado.
- Así lo haré, respondí, pero permítame una última pregunta ¿Quién les dio la orden de actuar así?
-El Soviet de los Urales…más arriba no lo sé, respondió.
Asentí con la cabeza y murmuré un gracias apagado saliendo despacio con una sensación de que me ahogaba, de que me faltaba aire aunque no había ninguna razón aparente. Qué pena de país y cómo me recordaba al nuestro en aquello del buen vasallo y del buen señor… ¿Cómo es posible que quisieran cambiar el mundo sin cambiar la infame condición humana? Si al menos se hubieran dedicado a implantar aquella sin razón a sí mismos pero recordaba que soviet significa asesor y que su última intención era asesorar al mundo para que abrazara entero aquella sin razón teñida de sangre. Sin embargo la maldad es inherente a la condición humana y nuestra Historia está escrita en rojo toda ella. Hasta aquel personaje me parecía más humano con sus flaquezas que todos los que subyacían en la historia de la revolución bolchevique.
¿Quién dio la orden de destrozar lo que quedara de la Cámara?¿El propio Stalin? Poco importaba ya, el daño y el mal ya estaba hecho irreparablemente…
Había oscurecido  pero no tanto como para impedirme volver a casa en mi moto, y quería hacerlo ya  a pesar de la invitación de Viktor a tomar la última copa. Decliné su ofrecimiento, le di las gracias y prometí llamarle al día siguiente para hablar de su abuelo, darle las gracias y hacerle el encargo de mi ordenador pero entonces solo quería acogerme a la tranquilidad del hogar, al fuego de le estufa y dormir…si podía…si mis pensamientos me dejaban…aquel hombre no era malo sino que le había tocado en la lotería de la vida una etapa horrorosa en la que tuvo que decidir si vivir o morir y decidió lo primero, un hijo de su tiempo…Su tragedia mayor es entender que el pasado nunca se va sino que se esconde entre los pliegues del corazón, entre las arrugas del rostro, en las canas y en los sueños pero nunca se va…
Como había prometido le llamé al día siguiente y nos reunimos para tomar algo. El ambiente era raro, estábamos juntos pero callados como si ninguno quisiera ser el primero en hablar de lo sucedido el día anterior. Por edad, dignidad y gobierno, que se decía antes, debía de comenzar yo y así lo hice.
- Tu abuelo me pareció un gran hombre, le dije.
- Lo sé, respondió, aunque eso no me preocupa sino que cada cosa nueva que oigo sobre mi tierra me desazona más y más y ahora, cuando parece que levantamos la cabeza por fin, todo lo que se habla, se dice y se sabe es peor que malo y no sé si quiero saberlo, concluyó.
- No todo es malo, solo hay que ponerlo en su contexto, en su tiempo y saber separar el grano de la hoja.
- Sepáralo  para mí, por favor, porque yo cada día entiendo menos.
- Mira, continué, en el marco de la Revolución de Octubre se hicieron barbaridades y se cometieron crímenes atroces, de eso no tengas la menor duda porque fue así. Pero salvo casos muy excepcionales propios de la terrible condición humana y de las guerras, la participación de la URSS en la Gran Guerra Patria fue magnífica, heroica y sangrienta también y, sin ella, se podría quizás haber derrotado al III Reich o no pero, en el mejor de los casos, habría costado muchas vidas más, muchos sufrimientos más y, en el peor, la capital de Europa ahora sería Berlín.
Por otra parte ni tú ni nadie de tu generación tienen la culpa de nada, tampoco de lo bueno, porque ni siquiera habíais nacido. El mundo gira empujado por gente corriente que madruga cada día para ganarse el pan honradamente, gente a la que confundimos con sus gobernantes en un alarde de simpleza intelectual y, de tal forma lo hacemos, que logramos que se sientan culpables por nada que no hubieran ni siquiera podido evitar.
Y no te voy a dar una lección pretenciosa y gratuita sobre tu tierra pero te invito a que repases la Historia y te desafío a que encuentres en ella un solo ruso que haya cometido los crímenes que se le atribuyen a la URSS. Eslavos y caucásicos sí, pero rusos no. Piénsalo.
- No sé por qué me dices todo eso…
- Porque es verdad, le contesté sin dejarle continuar, y porque eres un jovenzuelo que no sabes de la vida ni la cuarta parte que yo.
Se echó a reír al verme tan serio y, más tarde me confesó, que la seguridad con la que hablaba le infundía respeto y, a la vez, le daba seguridad, una seguridad que le hacía sentirse cómodo y tranquilo.
Las birras llenaban nuestras tripas ya de mala manera cuando nos separamos con un fuerte abrazo.
- ¿Sabes lo que voy a hacer ahora mismo? inquirió Viktor.
- Pues no, le respondí.
- Voy ir a visitar a mi abuelo y le voy a dar un abrazo enorme, de esos sin palabras.
- Estoy seguro de que lo pasó mal hablando conmigo, de que le traje malos recuerdos, quizás mala conciencia y seguro que está deseando saber qué piensas y ese abrazo que le darás será la respuesta a todas sus dudas.
Me puse el casco de piloto y de repente me di cuenta que se me olvidaba algo importante y como él ya había arrancado me crucé con la moto para que parara.
- Viktor, necesito un ordenador, bueno, bonito y barato por ese orden.
Se echó a reír diciéndome que para que lo quería  si yo sabía más que aquel trasto y es que la bebida hace decir tonterías muchas, demasiadas, veces.
- Lo tendrás la semana que viene seguro que a buen precio pero me tendrás que enseñar a usarlo, dijo mientras se alejaba.
Apañado estaba si pensaba que le podía ayudar en eso por mucho que me hubiera convertido, muy a mi pesar, en su oráculo de Delfos personal.
En casa todo seguía igual pero una intranquilidad se hacía hueco en mí, esa intuición que siempre me acompañaba, como si algo fuera a pasar aunque no podía precisar qué y lo malo era que ese sexto sentido no me solía fallar aunque sólo cabía esperar… hasta que llegó Aleksander Volkov con su sonrisa de donuts y palabrería fácil para mamá pero, claro, algo fallaba, malas noticias no podían ser porque o era, lo era, un caradura extraordinario o había acertado una quiniela de catorce resultados y venía a decírmelo. Y Olga tan feliz aprovechando para ejercer de  madraza regañándole por venir con aquel tiempo, que debía haber esperado un poco más y bla, bla, bla…
- Tenemos mucho de qué hablar, me dijo, pero prefiero con calma aunque no me importa que sea aquí. Es importante a medias nada más.
- Después de comer mejor, que pienso mal con el estómago vacío… ¿No me dijiste una vez que no sé qué personaje de las novelas de caballería de España decía que no se puede manejar la espada sin el buen gobierno de las tripas?
!!!Alonso Quijano capullo¡¡¡ pensé…y creo que me entendió…
Olga no tenía nada preparado para tal visita y me ofrecí a poner una fabada de lata, caducada pero no hinchada todavía. Olga no comía alubias y yo me excusaría…por si acaso…
Aún me gustaba ser malo, más que nada porque cuando era bueno me aburría. Mucho después decidí ser bueno por si había Cielo. Pensaba que aguantar a tanto canalla durante una vida era terrible pero si era cierto todo en lo que creía y no tenía el billete para el lugar de los buenos, tendría que aguantarles otra vez pero entonces sería para toda una eternidad y por ahí sí que no pasaba de ninguna manera.
Mientras calentaba las latas me reía sólo acordándome de que años antes en Terespol, Polonia, unos imberbes guardas fronterizos me retuvieron cerca de cinco horas en el coche con el motor apagado y con un frío de mil pares hasta que descubrieron que llevaba en el maletero un paquete de yogures que, por supuesto, me requisaron alegando que no se podían introducir alimentos en el país…omití decirles que los llevaba para tirarlos porque hacía quince días que habían caducado y deseé firmemente que tuvieran un desprendimiento de retina que les tuviera en el cuarto de baño al menos el tiempo que yo había tenido que estar allí…
Después del café nos pusimos al día aunque le dejé hablar primero a él.
Me extendió dos sobres en los que se leía claramente la dirección con su nombre aunque estaban abiertos. En la plaza de la Lubianka solo había un portal y no era precisamente el de un bar sino el del FSB y en la segunda planta tenía su despacho aquel ganapán. El descuido era tan garrafal que sólo pude pensar que lo hacía con alguna intención aunque no imaginaba cual era.
En el remite el nombre de Vladimir y una dirección en un hotel de Minsk que supuse temporal.
Abrí el primero y en él encontré recibos similares al que me proporcionó el abuelo de Viktor fechados en Minsk, Pinsk y Moguilov con la única variante de las cantidades recibidas y esperé a que me diera una explicación que ya conocía.
- Como puede usted ver, a lo largo de la vía férrea se produjo un destrozo del patrimonio que comenzó en el expolio de Kaliningrado y, sin seguir más adelante, se puede decir que la Cámara de Ámbar nunca aparecerá y que la dilapidamos nosotros mismos ignorantes de su valor. No podemos echarle la culpa a nadie. Nuestro trabajo de investigación completado por Vladimir ha sido completamente inútil, no vale ni para un kompromat que ni siquiera tiene por qué ser cierto.
Le interrumpí para enseñarle mi recibo y se echó a reír diciéndome:
- Verdaderamente es muy bueno en lo que hace, más bien hacía, y además tiene suerte, algo que ya sabía también. Ahora, cerrado este asunto que no podemos resolver ¿Qué podríamos hacer con la información? concluyó volviéndome a tratar de usted.
- Perdona que sea grosero después de comer pero en mi tierra hay un giro dialéctico que viene a decir que la mierda cuanto más se mueve peor huele…lo que significa que hay cosas que es mejor dejarlas estar.
- Me parece bien y por mi parte así será. En el segundo sobre encontrarás otro sobre dirigido a ti. Creo que Vladimir quería que lo abriera, no tiene sentido que no te lo mandara directamente pero tiene usted mi palabra de que no lo he hecho.
- Lo leeré más tarde, le respondí.
- Hay otro tema como es cumplir lo prometido a Ruslán y necesito hablar con él cuanto antes para que nada más llegue el buen tiempo hacer el viaje. También necesito datos para buscar a sus familiares que a lo mejor ni existen ya.
- Podemos ir mañana mismo, le dije, nos llenaremos de barro pero después tú me ayudarás a limpiar la moto.
 Menos mal que parece le quedaba algo de vergüenza que engañar a aquel anciano sería una canallada …Habló muy firmemente cuando se lo prometió pero de este elemento ya no me fiaba un pelo porque no había dicho una verdad en su vida…En el caso de que se le hubiera olvidado, por decirlo de una manera suave, lo tendría que asumir yo aunque no me hacía mucha gracia que el Cáucaso estaba muy revuelto, en pié de guerra y, la verdad, no estaba ya para estos trotes que los años y la dolce far niente habían hecho estragos en mi cuerpo y en mi ánimo…más en el segundo porque el frío conserva y cortar leña endurece, de hecho había adelgazado un par de kilos y algunos pantalones me quedaban como a Cantinflas…
- No vayas al hotel, intervino Olga, es tarde y mañana no tendrás que madrugar si te quedas. Desayunaremos juntos que tendrás que estar fuerte para limpiar la moto dijo riéndose…
- De acuerdo madre, respondió. ¿Ya tiene ordenador Alfredo? preguntó.
- Pues creo que no dijo ella, al menos no lo tendrá hasta la semana que viene.
- Pues internet ya tiene…y tengo interés en que lea algo sobre la Operación Focks, pero no os alarméis no es por nada, solo que afecta a su país y quizás le guste leerlo. Lo leí por casualidad sobre los planes de Stalin para su país, sólo es una curiosidad, ni siquiera se puede jugar con ella a la Geopolítica ficción. Solo eso.
Me quedé con los ojos a cuadros mientras Olga se reía porque cuando me habló de comprar el aparato ya sabía que tendría la conexión en breve…
A la mañana siguiente Aleksander desayunó frugalmente, no se encontraba bien del estómago y, en mi fuero interno, me reía de mi maldad aunque él había colaborado decisivamente comiendo más de lo que debía…yo meditaba sobre cuando leer la carta de Vladimir…me daba miedo…creía que no serían buenas noticias…
Ruslán nos recibió con una amplia sonrisa y con sorpresa y, creo, con agrado. Se ofreció a prepararnos un té que Aleksander aceptó encantado…
La conversación se generalizó y rebuscando en cómo encontrar a su familia nos dio una gran lección de Historia que nunca olvidaré por cuanto seguí posteriormente indagando sobre lo que nos comentó.
Hurgando en su memoria recordaba que su familia era de origen armenio y se refirió ampliamente al genocidio a manos de los turcos de sus antepasados no muy lejanos.
- No les he mentido pero tampoco les he dicho toda la verdad. El verdadero apellido de mi familia era el de Abakimyan y mis antepasados adoptaron el rusificado Mamedov por la vía del matrimonio, algo muy conveniente en aquellos tiempos y más con el miedo en los huesos con el que salieron de su tierra para afincarse aquí tras el genocidio de nuestro pueblo. Yo nací en Grozny aquella capital bautizada con el sobrenombre terrible de Iván IV pero, como les he dicho, soy de origen armenio que, en definitiva es ser del Cáucaso, toda la Humanidad tiene su origen allí, en el monte Ararat, como seguro que ustedes saben muy bien.
No crean que aquel asesinato masivo fue algo puntual  sino que se venía produciendo desde el sultanato de Abdul Hamid, sultán que da el nombre a las “Matanzas Hamidianas” entre 1894 y 1896. Solo en la quema de la catedral de Urga en la que se habían refugiado los  armenios, murieron quemados vivos más de tres mil y en 1909 se produjeron las “Visperas Cilicianas”  a las que da nombre el antiguo reino de Cilicia que ocupó Armenia en la Edad Media, matanzas que produjeron más de veinte mil víctimas…Los Jóvenes Turcos del  partido Comité para la Unión y el Progreso sólo elevaron la maldad a su grado más extremo a pesar de que fueron recibidos por la comunidad armenia con alegría pensando que peor que les iba no podía ser…se equivocaron…ahora nadie quiere saber nada de Armenia, quizás Rusia…a los turcos les han perdonado todo…
No queda tanto de mi familia, creo, porque tampoco éramos muchos pero descendientes mezclados con otras etnias del Cáucaso tiene que haber, nietos o bisnietos de mis hermanos, quizás alguno de ellos, viejos como yo…Le daré todos los datos que pueda.
También me gustaría saber que han averiguado sobre el tren y por qué murieron aquellos soldados ¿Merecía la pena tanto dolor? concluyó.
Aleksander le puso sinceramente al corriente, no omitió nada para concluir que fue un crimen inexplicable e innecesario porque aquellos jóvenes no representaban ningún peligro para nada ni para nadie…
Mesándose los cabellos aquel anciano, repitió mil veces que el comunismo era intrínsecamente malo porque imponía su verdad a la fuerza, sin reparar en daños,  y olvidando que los principios de la Democracia, inspirada en la Grecia antigua y en Perícles fundamentalmente, respetaban los derechos individuales y la libertad de pensamiento, negando la posibilidad de imponer criterios por la fuerza de la sinrazón.
Aquel hombre era un sabio pensé, y parecía inexplicable su capacidad de comprensión y su conocimiento dado sobre todo su modo de vida, aislado y solo acompañado de sus libros, libros que él mismo podría reescribir.
Poco a poco, malo pa malu, la conversación tomó otros derroteros en los que todos nos sentimos más cómodos, e incluso, Ruslán, quizás animado porque podría cumplir su sueño, se mostró alegre y confiado como nunca le había visto.
La tarde se nos echaba encima y había que regresar y en cuanto tuvieron concretadas las fechas y otros detalles del viaje, emprendimos el regreso con cierto tono alegre.
Al poco de arrancar Aleksander preguntó:
- ¿Ha leído ya la carta de Vladimir?
- Pues no, repliqué, tengo ciertos temores que me dicen que no hay nada bueno en ella y estoy posponiendo la lectura deliberadamente sin encontrar el momento de abrirla. ¿No la has abierto tú?
- Sé que no confía en mí pero por extraño que le parezca y le repito no lo he hecho y podría haberla abierto sin que usted llegara a sospecharlo nunca, dijo.
- No puedo creer que hay sido una ligereza tuya dejar que viera tu dirección en los sobres…
- He cambiado y mucho, no me ha sentado bien moverme entre las miserias de mi país y de sus gentes y pretendo tener una relación sincera con usted. Creo que es honesto y además vive con mi madre por lo que mantenernos en una situación de desconfianza no sería lo más deseable. Estoy siendo sincero y sólo espero que me crea.
Me mantuve en silencio unos segundos, no demasiados,  antes de responder sabiendo de sobra que callar desconcertaba al interlocutor y titubeando deliberadamente le contesté que de acuerdo, que me parecía bien lo que proponía y que trataría de creerle aunque llevaría su tiempo hacerlo.
- No me importa, dijo, si lo intenta tendré mucho ganado y comprendo sus reticencias pero cuando me conozca más comprenderá que quiero formar parte de esta familia. Léala por favor, puede ser importante. Su coche ha aparecido en Moscú pero no lo llevaba él. No sé nada de él hace más de un mes salvo las cartas, y el Lada se lo cogió la Policía a unos matones de la mafia Tombovskaya, más bien a una rama que se ha desplazado a la capital. No nos dijeron de donde lo habían sacado y no nos lo dirán porque por sus tatuajes, y sin mirar más antecedentes, han estado más tiempo en la cárcel que en la calle y por robar un coche poco les va a caer que no puedan soportar…Vladimir estaba en Bielorrusia hasta que le perdí la pista y el coche en Moscú… todo es muy raro y me intranquiliza.
Asentí con la cabeza con gesto de preocupación, prometí abrirla nada más llegara a casa y comentarle el contenido, incluso dejársela leer y le comenté que mi amigo sabía arreglárselas, sobre todo para tranquilizarme a mí mismo, y continuamos en silencio nuestro camino y, al llegar, preguntó a su madre si se podría quedar a dormir y la respuesta de su madre fue la que cabría esperar en Rusia, en España y en la China, que eso de ser madre es lo más hermoso que ha hecho la Naturaleza y que crea unos vínculos indestructibles entre madres e hijos. Seguro que ya estaba pensando en que poner de desayuno a su vástago…
Esperé a quedarme solo y que durmieran, o lo pareciera, para abrir la misiva, mientras pensaba que por qué Aleksander ahora me tuteaba o me hablaba de usted indistintamente.
“Querido amigo Alfredo, mucho más que amigo diría yo, el Destino nos unió y quizás ese mismo Destino nos separe. Tú no crees en la Sudba pero sé que crees en mí que, en definitiva es lo mismo, y por eso te quiero confiar mis pensamientos y lo que has significado en mi vida.
Encontrar a alguien que piense como yo, que se sienta eslavo y nos comprenda, es lo mejor que me ha pasado en la vida. Hemos vivido juntos, hemos llegado a entendernos sin hablar y hemos disfrutado de nuestra libertad haciendo de estos últimos años los mejores que he vivido y quiero que lo que me quede de vida sea un continuo recordar nuestras ¿aventuras? Sé que sientes lo mismo por mí y, por ello, te pido que me lleves siempre en tu pensamiento.
 No quiero ponerme dramático, simplemente pretendo que lo sepas.
Hay cosas que debes de saber, una referida a mí y la otra Volkov y las dos tienen su importancia aunque el orden lo debes de poner tú mismo. Del ámbar olvídate, cuando leas estas líneas ya sabrás que lo destruimos por ignorantes, por malvados y por estúpidos y siento mucho que las ventanas de vuestro hogar nunca lleguen a ser de esa resina como prometí a Olga. Lo único cierto de esta historia es la muerte innecesaria de muchos jóvenes que creían ayudar a salvar su Patria…lo demás…ni siquiera valdría para el kompromat que pretendía, ya no, Volkov. Un kompromat vale mil dólares…no hace falta tanto esfuerzo, sólo una mísera cantidad de dinero.
Volkov ha cambiado y mucho aunque solo puedo intuir el por qué. Se ha vuelto más humano, piensa en los demás y se ha metido en charcas de aguas fecales hasta el cuello para acabar empachado. Creo que ha visto en nosotros, en Olga, en su tía Yulia y Oleg su marido, un espejo en donde mirarse para aprender que para ser feliz hace falta muy poco, mucho menos de lo que él ha tenido y tiene y creo que, a partir de ahora, debes de confiar en él en la seguridad de que no te va a defraudar. Dale un voto de confianza y no te arrepentirás. Guarda un doloroso secreto en su corazón pero solo él debe decidir si decírtelo o no. Y no seré yo quien traicione su confianza. Creo que te lo dirá cuando haya llegado el momento o quizás nunca porque puede afectar a vuestras relaciones. En cualquier caso, si no te lo cuenta solo será por modestia, por incluso timidez aunque te extrañe, nunca por ocultarlo consciente de que callar hará más bien que mal.
En cuanto a mí… lo mejor es decirlo directamente…me robaron, me apalearon y he quedado en silla de ruedas…cuando me recogieron hacía tres días que estaba tirado en una cuneta y ya no había remedio para mis lesiones. No hay nada más, simplemente unos pandilleros querían mi Lada amarillo…nuestro fiel aliado era objeto de deseo para unos desalmados, y  si no fuera trágico resultaría hasta cómico…¿Qué voy a hacer? Estoy cuidado en una especie de asilo para veteranos cerca de Minsk y no intentaré salir de aquí, no quiero que nadie me vea así y, por otra parte, tengo quien me cuide y no necesito más. Se a lo que renuncio pero no quiero nada más, simplemente vivir tranquilo lo que me quede de vida y poder rememorar todo lo vivido.
Te agradecería que no intentaras buscarme, no serviría de nada salvo aumentar mi dolor, un dolor que ahora no siento y no me gustaría que me recordaras vencido y lo que te digo vale también para Volkov, para cualquiera…déjalo estar así, recuérdame y si algún día puedes, devuélveles la paliza a aquellos cabrones.
Un abrazo muy fuerte amigo mío, saluda a Olga y no llores mi pérdida porque merece más la pena lo vivido que cualquier lágrima.  Estos últimos años han sido los mejores y ha merecido la pena vivir los otros para disfrutar de estos. Por ser han sido hasta divertidos¡¡¡
A mi familia ni una palabra aunque dudo que te recibieran… haré lo posible por dejarles en buena posición que, al fin y al cabo, son lo único que tengo y seguramente lo único que quieren…
S ubaseniem, tboi drug
Vladimir Vladimirovich Ignatiev “
Pasé la noche en vela dándole vueltas a la misiva, desconcertado, triste, sin respuestas, sin soluciones y me dio el alba despierto y con la sensación extraña de que ya no me gustaban aquellos amaneceres.
Pasé largas horas, no dormir se estaba convirtiendo casi en un hábito, viendo como en una película nuestra vida desde aquel día en Varsovia…sus risas, sus complicidades, sus silencios cómplices tan explícitos, sus cigarros que olían fatal, su vino georgiano…su amistad con mayúsculas…tenía la sensación de que mis noches empezaban a ser muy largas…
 Sólo saqué en limpio que debería dejar leer la carta a Aleksander y él sabría qué decisión tomar sobre aquel secreto que Vladimir anunciaba. Lo demás…perder un amigo es dejar morir algo en el alma…
Por la mañana le dije que le acompañaría a la ciudad cuando marchara porque tenía que hacer unas cosas y ver si Viktor había conseguido el ordenador, algo que podía hacer por teléfono pero no se me ocurrió una excusa mejor y tampoco nadie me preguntaría sobre tan estúpido motivo, simplemente entenderían los dos que quería hablar con Aleksander a solas.
Por el camino le dije que ya había leído la carta de Vladimir y que convenía que la leyera él también. Asintió y nos dirigimos a la cafetería para que pudiera hacerlo tranquilo.
Leyó en silencio y al acabar dijo:
- No tengo nada que decir por el momento. Lo que dice en esta carta es cierto todo pero no estoy aun en condiciones de sincerarme contigo. Quizás la próxima vez…cuando venga a buscar a Ruslán…
Recogió su pelliza y se marchó con aire cansado, como si hubiera envejecido de repente.

                                    












Un punto de vista muy interesante que explica el por qué del Maidan ucraniano y...sirio...

lunes, 18 de septiembre de 2017

Alguna noticia curiosa...Birmania, la ONU y el Nobel de la Paz...

Debo de ser un genio porque que la ONU era un desastre incapaz de tomar una resolución acertada y mucho menos hacerla cumplir y que el Premio Nobel de la Paz era un "engaña bobos" lo he dicho muchas veces y hace tiempo y sin ningún éxito...pero..el tiempo da y quita razones...y he aquí alguna prueba...


Por cierto las dos noticias son tomadas del El País...

sábado, 16 de septiembre de 2017

Ámbar, capítulo XII....CUANDO EL FRÍO INVIERNO SE PRESENTE...

                                     CAPÍTULO XII
                    Cuando el frío invierno se presente…
Hay inviernos e inviernos…los míos son como un libro de hojas en blanco del que se conoce el final cuando los primeros rayos de sol y la floración inminente anuncian la primavera…cuando el trinar de los pájaros me despierta cada mañana y la riechka ya solo se enciende de noche…Los días , uno a uno, son muy largos pero el tiempo vuela sin darnos cuenta…tempus fugit…
Cada hoja en blanco de mi libro invernal es como un poema a la Naturaleza y pasar de página significa abrir la ventana y sentir la emoción del frío y del blanco blanquísimo que hacen daño en los ojos hasta obligarme a medio cerrarlos como si no hubiera dormido, invitándome a la pereza de volver a la cama, aunque mi lado rebelde me empuja al sentido contrario, empezar a hacer cosas por banales que sean como si no quisiera que el día se fuera de vacío, como si la noche se volviera de repente y perdiera el tiempo, un tiempo que, a veces siento que se me escapa y me resisto a ello…y es que en esta época la luz se escapa de nosotros como el agua cuando un niño quiere cogerla con las manos y nunca acaba de llenar su cubo…
En Siberia los inviernos son mágicos hasta para alguien como yo que se siente ciudadano, de asfalto, porque fascinan sus colores, sus ruidos y sus silencios, sus leyendas, sus noches largas y sus días cortos…sus cielos llenos de estrellas rutilantes…sus noches de bayas en conserva al calor del fuego…la lectura…los cortos paseos…los cafés de puchero… ¿Por qué alguien se puede enamorar de una Naturaleza tan extrema? En mi caso por Olga, claro, porque era su tierra y su vida y porque a su lado vivir aquí cobraba sentido. Era el reposo del guerrero en todos los sentidos.
Aun así ya me estaba pasando por la cabeza trasladarnos a la ciudad sobre todo por motivos de seguridad que, cada día me preocupaban más aunque tenía montado un sistema de alarma rudimentario pero eficaz demasiado fallón porque a veces lo hacía sonar el viento o el frío.
Dentro de muy poco las nevadas me impedirían ir al centro porque cada día eran más copiosas y violentas y ni siquiera con la moto, que todavía no me había mandado Aleksander, podría desplazarme por lo que me disponía a pasar los largos días y los cortos meses cortando leña, escuchando la radio y leyendo libros manoseados de tanto repasarlos…al menos estaría tranquilo aunque antes quería volver a la cafetería del hotel un par de veces por ver si encontraba algo sobre kompromats y oligarcas en internet y comprar algún libro nuevo y quizás alguna revista. Mañana mismo lo haría pensé.
Y lo hice…
Nada nuevo en el hotel de las Artes. La pizpireta camarera aspirante a modelo y espía, no había mejorado su situación contractual ni en un rublo, seguía fingiendo que la cafetera funcionaba mal para hacer tiempo y yo hacía como que no me enteraba remedando aquel dicho muy popular en la URSS de “Nosotros hacemos como que trabajamos y ellos hacen como que nos pagan”. Eso sí, preguntó amablemente por mi prolongada ausencia y casi esboza una sonrisa que enseguida se disipó al comprobar que yo no iba a entrar en materia.
La decoración había cambiado de hortera a hortera plus, como las gasolinas, y los mochileros seguían abarrotando aquello y hablando como si estuvieran estreñidos sobre aquellos tiempos pasados que no conocían de nada porque ni siquiera habían nacido, cuando la URSS era la URSS y el samagón y el kvas las bebidas más populares…tomaban vodka como tontos e ignoraban que la bebida más consumida en Rusia siempre fue la cerveza. Ni me imagino lo que contarían al volver a su país…
Poco había sobre oligarcas de los que el pueblo llamaba “nuevos rusos” que, al cambio, aquí llamaríamos nuevos ricos, ostentosos, soberbios, clasistas, altaneros…como casi todos los que se habían enriquecido ilícitamente en todas partes. Reconocibles a primera vista…entre la lista de los más conocidos nacidos todos desde el consumo y a la sombra de aquella privatización salvaje impulsada por Chubáis, Vinogradov, Freeman, Jodorkovskii, Gusinskii, Abramovich, Berezovskii…me sorprendía encontrar a un tal Feeman…apellido de innegable ascendencia judía, y me sorprendía porque en Rusia a los de esta procedencia se les llama hebreos con malísima intención, ni son bien vistos ni creo que lo sean nunca aunque esto no es nada nuevo pues en todas partes despiertan tantos odios como simpatías sin que haya nadie averiguado el por qué.
Es cierto que todo lo que leí les era absolutamente desfavorable, algo que a ellos seguramente les importaba tres pepinos, por no decir otra cosa, pues, en lo poco que yo sabía, se sentían por encima del bien y del mal a pesar de que ese estado se suele encontrar más en personas de cierta edad que ya olvidan más que aprenden y cuyo status no va a cambiar a menos que acierten en las quinielas de futbol una de catorce aciertos…y a lo mejor ni aun así…
Me interesé por conocer los términos del Pacto de la Colina de los gorriones que mencionó Volkov pero nada encontré y en todo caso era mucho suponer que respetarían lo firmado fuera lo que fuese porque, al parecer se hablaba de miles de millones…de rublos…y mucho esperar era que semejante pacto saliera en los periódicos…
Nada nuevo que no coincidiera con lo que me contó superficialmente el hijo de Olga y nada que se pudiera corregir de un día para otro sin graves riesgos, como si Rusia hubiera decidido optar por el mal menor esperando que el tiempo lo suavizara todo, lo sumiera en el olvido como había sucedido en otros países en iguales situaciones.
Cuando veía a la puerta de los bancos a gorilas de gimnasio, vestidos completamente de negro, incluidas sus chupas de piel, cambiando dólares o marcos por rublos a los que entraban en el establecimiento, pensaba que este país tenía mal arreglo porque sus raíces estaban destrozadas hacía setenta años y de Occidente había aprendido lo peor que no sé yo por qué razón lo malo se transmite por osmosis a la velocidad del rayo y lo bueno bastante más lentamente y se destruye fácil. Esta era otra forma de hacerse rico rápidamente aunque, la verdad, más “honrada” que expoliar a un país, a un pueblo. En realidad hasta me caían bien, casi que voy a tener que cambiar de enemigos porque estos eran como de casa, de hecho yo también había aceptado sus servicios en ocasiones aunque el beneficio era escaso y se obtenía mucha más rentabilidad guardando las divisas porque las continuas devaluaciones convertían en papel mojado a los rublos.
De los kompromats…casi nada o mejor dicho nada…algo sobre el tal Skuratov negando a la mayor que el artículo que le inculpó fuera falso y muchas suposiciones aunque nada demostrable salvo el daño irreparable que se podía, y se puede, hacer con estos panfletos…aún no se había inventado la guerra mediática, pero si la desinformación aunque me temía que toda esta porquería no la habían inventado los rusos porque la humanidad era lo suficientemente vieja para estar ya todo inventado pero, sin embargo se seguían atribuyendo a Rusia todas las maldades, esto, la mafia, las purgas… hay países a los que se les ha perdonado todo, en función de su posición en el mundo, y a otros no solo nada sino que se les atribuye toda la maldad posible.
Me dio por recordar el caso de la Inquisición española, caso más falso que los billetes de chocolate porque esa Santa creación fue inventada en Francia, nunca en España, para combatir a los cátaros aunque sí es cierto que entre nosotros hubo un aventajado discípulo llamado Torquemada. Hay gente, léase España y Rusia por poner un ejemplo, que venden muy mal hasta lo que hacen bien…hay otros USA, UK…el mundo sajón en general, que convierten sus tropelías históricas en epopeyas memorables con la complicidad de los ignorantes, que son muchos más de lo que creemos…
En internet encontré una estúpida definición de kompromat atribuidos, claro, al espacio post soviético como si no hubiera sido inventada la difamación antes que la pana…así que pelillos a la mar, la gente todo lo que lee en los periódicos o escucha en la radio o la tele lo hace como si el Papa hablara ex cátedra y en la mayoría de las ocasiones ni merece la pena intentar desmentirlo…exactamente se decía en el maléfico instrumento de información, lo siguiente:

Kompromat (en ruso: компромат, corto para компрометирующий материал, literalmente «material comprometedor») es el término ruso para describir los materiales comprometedores sobre un político u otra figura pública. Tales materiales pueden ser usados para crear publicidad negativa, como chantaje, o para asegurar lealtad. El kompromat puede ser obtenido desde varios servicios de seguridad, o creados completamente, para luego ser hechos públicos mediante un periodista pagado para esos fines.[1][2] El uso extendido de kompromat ha sido una de las características de la política en Rusia[3] y otros Estados postsoviéticos.[4] [5
La pera limonera…por lo demás nada que hiciera verosímil la versión de Volkov sobre el porqué de nuestra labor investigadora, no al menos como motivo suficiente, y además sabiendo el poco interés de las autoridades rusas por remover un pasado cómodo que se podía volver todo lo contrario y, salvo por curiosidad y en ocasiones aburrimiento, tampoco yo tenía demasiada sensibilidad por el tema por lo que llegué a pensar en dejarlo aparcado si no para siempre si al menos hasta la primavera aunque , la verdad, ni yo me lo creía…
No encontré ningún libro interesante en la Dom Knigi, que como su nombre indicaba vendía de todo e incluso libros… pero de todas formas compré el Anuario de RIANovosti, dos Burdas en versión rusa para Olga y otras dos revistas de crucigramas más para mí. La compra se completaba con un libro de fotos de Madrid por si visitaba a Ruslán…
Volví a casa silbando Katiusha, ese segundo himno nacional, para espantar a los espíritus malignos y porque estaba contento como casi siempre, y esa canción me gustaba mucho, era, es, alegre e incluso una vez escuché una versión que cantaba en sus desfiles la Falange Española. Cosas mías.
No había oscurecido cuando llegué a casa y en la puerta Olga me esperaba abrigada raramente y con un mohín muy suyo me dijo que creía que no llegaría nunca, me tomó de la mano y me llevó a la parte trasera en donde una lona tapaba algo…se alza el telón y aparece !!! La moto con sidecar más bonita que había visto nunca color rojo pasión y con una loneta plegable para el pasajero¡¡¡ y ella mirándome con ojos penetrantes y como diciendo aquello de no te fías de mi hijo pero…aquí la tienes…
De un abrazo la senté en su asiento, me puse el casco que reposaba en el asiento del piloto y que bien podría haber pertenecido a alguna de las famosas pilotos que formaron el escuadrón aéreo de las Brujas de la Noche y arranqué hacia la ciudad y esta vez sí cantábamos los dos aquella fantástica de canción de “Garmon Maya”.
Cenamos en la ciudad, bailamos como era costumbre en los locales rusos al compás de un acordeón y unos pocos más instrumentos… del cantante mejor no decir nada que el silencio también es una opinión, volvimos a casa felices y…nos fuimos a dormir…