Blogs que sigo

viernes, 23 de marzo de 2012

Iconos: La Virgen de las Tres Manos




Los iconos no son ni mas ni menos que pinturas religiosas sobre madera que adquieren categoría de arte al ser generalmente pintadas por grandes artistas.
Tal es el caso del gran maestro Andrey Rubliev al que las crónicas sitúan en el Siglo IV. Fue canonizado por la Iglesia Ortodoxa Rusa en 1988 y su onomástica se celebra el día 4 de Julio. Sorprendentemente se conservan de el numerosas obras que han resistido los avatares del tiempo y de la Historia aunque habría que suponer que no era el propio Rubliev quien las pintaba todas sino que siguiendo la costumbre que llegó casi hasta nuestros días eran pintados en el taller que dirigía por sus discípulos.
Están pintados de acuerdo con los cánones previstos en el Libro de las Pinturas de   la Iglesia Ortodoxa, es decir, madera de tilo, base de lino y escayola, policromía sobre el dibujo previo hecho con un punzón en la fina capa de escayola mas el añadido de un pequeño reborde y aceite de linaza para fijar los colores y abrillantarlos además de los contrafuertes traseros en madera mas resistente para evitar que se alabeen. Quizás le parezcan en sus temas repetitivos pero no se puede “inventar”, solo reproducir lo que el librito de normas dice.
Virgen de las Tres Manos
Es sugerente no quedarse en la parte superficial de los iconos sino intentar comprender su porque o que representan en la Cultura ortodoxa.
A modo de ejemplo el famosísimo Icono de la Virgen de las Tres Manos tiene tras de si una maravillosa ¿leyenda?
Se cuenta que Juan Damasceno fue injustamente denunciado por el Emperador iconoclasta de Siria León III ante el Califa de Damasco quien condeno a Juan a cortarle la mano derecha. Paso el Damasceno la noche rezando y pidiéndole a Dios que le repusiera su mano y prometiéndole que pasaría el resto de su vida pintando iconos para honrarle .Cuando a la mañana siguiente se vio sano pinto un icono de la Virgen y le coloco una mano de plata colgando del cuello como exvoto. Posteriormente  se traslado a Serbia y después al monasterio de Chilandari en el monte Athos de Grecia en donde se empezó a reproducir pero con la mano formando cuerpo con la Virgen. Más tarde una copia fue enviada al patriarca Nikon de Moscú en 1663 quien la difundió por toda Rusia.
Juan Damasceno murió centenario en  Chilandari dedicando su vida a cumplir su promesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario